Yo solo quería probarlo durante un ratito, pero acabó robándome más de cinco horas de mi vida y colándose en mi Lista de Deseados de Steam

Yo solo quería probarlo durante un ratito, pero acabó robándome más de cinco horas de mi vida y colándose en mi Lista de Deseados de Steam

junio 17, 2024 Desactivado Por

No se puede estar al día de todo. Se lanzan demasiados videojuegos, películas, series, animes, libros y más obras para tenerlas fichadas todas. Ciertamente hay citas inexcusables como Elden Ring: Shadow of the Erdtree, Star Wars Outlaws, Assassin’s Creed Shadows y Starfield: Shattered Space, por ejemplo; lanzamientos que conoces a poco que mires un poquito las redes sociales.

El Steam Next Fest acaba hoy, pero nos ha dejado un montón de demos y descubrimientos. Ya he hablado de I am Your Beast y todavía tengo pendiente publicar mi experiencia en Conscript. Sin embargo, el protagonista de esta publicación es mucho más conocido en Steam… aunque no tanto para mí.

No puedo catalogar a Once Human como una sorpresa porque conocía su existencia y lo básico para dar una descripción breve. Varias personas me lo han recomendado, incluido un creador de contenido que sigo y cuya opinión valoro. Aun así, la curiosidad nunca me picó lo suficiente para informarme y creo que ha sido la mejor decisión que he podido tomar.

Entrando a ciegas en Once Human: un pozo de horas que me asusta mucho

Mi primer episodio en Once Human es exactamente igual que todos: creación de personaje, tutorial de controles y no enterarse lo más mínimo de lo que está ocurriendo en su mundo. Lo único que sabía a ciencia cierta es que acababa de llegar a un mundo con diferentes planos o realidades y criaturas a medio camino entre monstruos y zombies con un rollo Death Stranding muy turbio.

Muchos jugadores recurren a The Division 2 para establecer una semejanza a la hora de describirlo, pero creo que es ligeramente erróneo más allá de la tercera persona y algunas animaciones. Estoy seguro de que Starry Studio, responsables de Once Human, se han pasado muchas horas en State of Decay 2. Se siente demasiado similar para que sea coincidencia.

Once Human te deja muy claro cuándo estás en territorio comanche: caes en el mapa con un cuervo como si se tratase de un battle royale. Busqué el edificio más cercano y activé mi modo supervivencia: perfil bajo, sigilo y recolectar todos los materiales posibles. Me gustaría contaros de qué va la historia o el lore, pero la verdad es que no atendí demasiado. Ya lo haré en la versión final con más calma.

La idea era estar jugando un ratito y marcharme a continuar mi aventura en Starfield. Llegué justo durante el atardecer, así que me tocó dar mis primeros pasos por el mundo durante la noche. La ballesta, las ejecuciones sigilosas y moverme entre las sombras fueron mis principales aliados. La verdad es que Once Human me estaba dando mi escenario ideal: un mundo postapocalíptico en el que sobrevivir. Ya conté que me encanta ser un muerto de hambre en estos juegos.

Todo iba relativamente bien hasta que empezó a ir muy regular. El mismísimo Solid Snake hubiese estado orgulloso de mí. Sin embargo, cometí un error del rango de novado más bajo: me acerqué a saquear una caja de equipamiento amarilla que estaba en medio de un escenario vacío.

«Es que eres tontísimo, Alberto», pensé. Y ahí estaba yo: tirándole virotes a una anomalía gigante porque se ve que FromSoftware no me ha traumado lo suficiente. Fue relativamente fácil de matar al bicharraco, ¿pero a qué costo? Me quedé casi sin virotes y gané la antítesis del sigilo: una escopeta de dos cañones. Tampoco voy a rechazar un escupe-plomo de los buenos.

Empecé a entender por qué mucha gente establece la relación con The Division y admito que comparto el sueño de una entrega con más mecánicas de supervivencia: gestionar recursos, vida, aguante, hambre, sed, lesiones… El universo de Ubisoft es demasiado atractivo como para no planteárselo y el modo Supervivencia no ayuda. ¡Y más después del descalabro de The Day Before!

Continué mi aventura hacia un faro y luego construí una base durante un buen rato. Aprovechaba el día para llevar la iniciativa en los encuentros y adoptaba un perfil bajo durante las noches. Llevaba casi tres horas para cuando tuve el prototipo de base lista y munición suficiente para sentirme confiado.

La cosa va de monolitos y anomalías gigantes, eso me quedó claro. Son los objetivos principales de las misiones de historia. Algo similar a lo que ocurre en Palworld y otros videojuegos de supervivencia en mundo abierto. Lo que me mantenía jugando y sin mirar el reloj era que su ambientación me tenía cautivado y que su jugabilidad me recordaba mucho a State of Decay 2. Me lo estaba pasando muy bien, más que en la mayoría de juegos del género que he jugado.

Sobra decir que era un muerto de hambre y que mis capacidades de vencer a un jefe de monolito estaban todavía muy por debajo de lo soñable. Tocaba farmear como un loco y avanzar en las misiones principales y secundarias. Once Human recurre a la clásica técnica de enfrentarte a una sombra del primer jefe final para que vayas entrenando: una bestia con una ametralladora enorme.

No me cabe duda que Starry Studio utiliza este primer encuentro importante para dejarte claro cómo van a ser los enfrentamientos contra jefes finales. Vengo pasado de rosca con The Division, Gears of War, State of Decay, Remnant, Outriders y otros similares, así que susto más bien poco. La escopeta de dos cañones y más balas de las que me gustó gastar fueron suficiente para tumbarlo.

No hay mucha épica entre este enfrentamiento y el final: mucho sigilo, farmeo y un montón de jugadores yendo por el mapa como completos energúmenos. Puedo afirmar que no vi a un solo jugador realizando una ejecución en sigilo y mucho menos agacharse. Cada uno a su rollo. No juzgo. Lo único reseñable es que me dieron una moto para moverme por el mapa. Y como soy masoca, me autoimpuse una condición: solo para distancias muy largas.

La noche volvió a caer y Once Human me envió al monolito… y esta vez no iba de broma. No fue difícil entrar en la base en sigilo y me alegro de haberlo hecho porque vi morir a dos jugadores que iban a lo loco. Allí encontré a Mary, una aliada con un rollito Ada Wong que roza el plagio, y una ametralladora en una caja de armas.

Era el momento de enfrentar a la bestia final del monolito: Ravenous Hunter (Nivel 10). Once Human recomienda al menos 2 jugadores y el uso de su sistema de matchmaking. Intenté buscar a un jugador que me ayudase, pero no encontré a nadie dispuesto a pegar tiros conmigo. Deliberé durante un rato, quizás 15 o 20 minutos, hasta que lo envié todo al carajo y entré por mi cuenta.

El jefe de mazmorra Ravenous Hunter es exactamente igual que la sombra que mostré antes, pero con algunos ataques y mecánicas más: lanza veneno y cuenta con misiles y morteros, además de su gran ametralladora. Se le puede aturdir para robarle el arma y marcarse un Jill Valentine. Quien entienda, entendió.

Mis predicciones se cumplieron: el primer jefe no es difícil, pero requiere un poquito de paciencia y estar un poquito al loro. El resto fue apuntar a la cabeza desde una esquina al estilo Rainbow Six Siege y gestionar bien la munición para no acabar en un apuro. La misión no era tanto matarlo como sobrevivir lo suficiente para que acabase cayendo. Como dice Cayde-6 de Destiny 2: «si no puedes ser eficiente, persevera». Y eso hice.

Once Human está lejos de ser un lanzamiento ideal. Llegará el 9 de julio y apuesto lo que sea a que traerá todos los problemas que he visto en la demostración: rendimiento regulero en algunas zonas, problemillas con los servidores, cargas de textura, aparición repentina de los enemigos a pocos metros…

Si bien recomiendo mucha precaución con Once Human, no puedo negar que me ha gustado muchísimo y consiguió que me abstrajese durante más de cinco horas. Incluso se me pasó la hora de comer y había croquetas con patatas… y yo no suelo perdonar con esa delicia de comida. Está en mi Lista de Deseados de Steam y voy a darle un seguimiento más exhaustivo. Si te atrae todo lo que has leído, mantenlo en tu radar porque puedes encontrar algo genial.

En VidaExtra | He dado mis primeros pasos en Skyline Valley de Fallout 76 y ahora no quiero volver a salir de Appalachia. Bethesda, este es el camino

En VidaExtra | He jugado a Enshrouded, una sólida apuesta por la supervivencia y la aventura que nace de las lecciones aprendidas de Zelda o Elden Ring


La noticia

Yo solo quería probarlo durante un ratito, pero acabó robándome más de cinco horas de mi vida y colándose en mi Lista de Deseados de Steam

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Alberto Martín

.