Son los enemigos más peligrosos de todo Fallout y ni siquiera fueron creados por la radiación de las bombas

Son los enemigos más peligrosos de todo Fallout y ni siquiera fueron creados por la radiación de las bombas

julio 11, 2024 Desactivado Por

Muchos fans de Fallout piensan que todas las criaturas vistas en los videojuegos y la serie de Prime Video son producto de las mutaciones provocadas por la radiación. Si bien es cierto en muchos casos, otros nos han tenido engañados durante algunos años.

El Sanguinario es una de las criaturas más temibles de Fallout. Es cierto que Fallout 76 ha introducido algunas criaturas temibles en forma de jefes de eventos, pero ninguno nos ha aterrorizado durante tantos años como los Garras Mortales. Todos sin excepción hemos corrido despavoridos alguna vez después de verlo durante nuestra aventura. Enfrentarlo en niveles bajos nunca es buena idea.

Cuesta creer que algo tan temible y letal sea producto de la cooperación entre radiación y naturaleza. Si piensas así, estás en lo cierto. Los Sanguinarios se crearon antes de la Gran Guerra y la caída de las bombas. Fueron un experimento militar de ingeniería genética por parte de los Estados Unidos. La idea era sustituir a los soldados por estos bichos, como la idea de utilizar Velociraptores de Jurassic Park.

Imágenes compartidas por la Wiki del Sanguinario

Lo más curioso es el animal base que utilizaron para iniciar los experimentos: el Camaleón de Jackson o Trioceros jacksonii, una especie de África Oriental que se caracteriza por sus tres cuernos. Si bien al principio el Sanguinario era visto como una criatura majestuosa, el sentimiento tornó a terror cuando el crecimiento de la población se descontroló. Y aunque la radicación no los crease, sí que provocó mutaciones que originaron las numerosas variantes que existen: albino, resplandeciente, legendario, Quantum… Hay alrededor de 18 en total.

En VidaExtra |

En VidaExtra |

En VidaExtra |


La noticia

Son los enemigos más peligrosos de todo Fallout y ni siquiera fueron creados por la radiación de las bombas

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Alberto Martín

.