PowerWash Simulator, o cuando me escapé al País de las Maravillas para darle un necesario manguerazo a mis propias ideas

PowerWash Simulator, o cuando me escapé al País de las Maravillas para darle un necesario manguerazo a mis propias ideas

julio 9, 2024 Desactivado Por

Tú, yo y casi todo el mundo necesita un buen rato consigo mismo. Hay quien tiene de sobra, que conste, pero algo así no deja de ser un verdadero lujo del mundo moderno. Es más, seguro que conoces a más de uno capaz de mirar al cielo durante horas sin que una sola idea se cruce por su cabeza, pero -siendo sinceros- no todos tenemos esa suerte. Por eso me gusta tanto PowerWash Simulator.

Resumirte en qué consiste el videojuego de Square Enix en una sola frase es muy fácil: con un limpiador a presión le echas agua a las cosas hasta quitarle toda la mugre. O, al menos, hasta lograr que eso que estás mojando haga «cling». Mientras tanto, solo estás tú, el chorro y tus pensamientos. Alejar el móvil es opcional, pero terriblemente recomendable.

Si miramos las etiquetas de Steam (también está en todas las consolas) se le ha puesto a PowerWash Simulator el tag de juego relajante, y algo de eso hay, pero lo que propone no es muy diferente a ir al lavacoches o limpiar a fondo una alfombra. Con las enormes diferencias de que tienes agua ilimitada y no te vas a mojar la ropa. Ni la tapicería de tu coche. Dicho esto, una vez te abstraes incluso se logra un efecto refrescante. Algo que redondea la gran idea que hay tras la iniciativa.

Perdóname si antes he sido muy poco conciso con eso de «echarle agua a las cosas» pero así se entendía mejor el concepto. Llegados a este punto te puedo decir que el juego está dividido en trabajos, o encargos, de modo que siendo más específicos la gran idea es lavar a fondo algo sencillo como una furgoneta o, si lo prefieres, una tarea que requiere muchas más pasadas como toda la calle en la que vive Bob Esponja. Sin temporizador.

PowerWash Simulator convierte lo rutinario en una de sus bazas. En parte de su encanto. El proceso es similar, de modo que al final no es tanto lo laborioso sino cómo una idea así te acaba dando márgenes para pensar en tus cosas. Para remojar tus ideas y organizar tus pensamientos. Es más, tu mismo decides el tiempo que vas a tardar en completar el encargo. Con eso por delante, ¿Cuánto crees que se tarda en quitarle la porquería a todo un país? Más concretamente, al País de las Maravillas.

Una original excusa para refrescar las ideas

El último DLC de PowerWash Simulator no es una colaboración entre licencias, y eso se nota. Alicia en el país de las Maravillas, la obra de Lewis Carroll, que da temática a los contenidos, lleva más de un siglo siendo de dominio público. Otra cosa son las películas de Disney, que conste. Dicho esto, la gente de Futurlab no solo sabe muy bien llegar a los fans de los libros, sino que conocen de maravilla a sus propios jugadores.

Antes de entrar un poquito en materia te alegrará saber que lo más esencial no cambia: ni aquel conejo con eternas prisas, ni el Sombrerero loco y mucho menos la Reina de Corazones nos arrebatarán ese momento de soledad y paz que venimos a buscar al juego de Square Enix. Cada 20% del encargo completado estos y otros personajes de la novela nos enviarán algún que otro mensaje como parte de un curioso hilo narrativo creado para la ocasión. Nada especial, aunque capaz de robarte una sonrisa.

PowerWash Simulator convierte lo rutinario en una de sus bazas. En parte de su encanto.

Con eso establecido, no vas a tener que darle manguerazos a cada palmo del País de las maravillas: Futurlab ha creado para la ocasión cinco trabajos inspirados en la novela original y una premisa deliciosamente simple: una niña ha causado estragos últimamente en el reino y está volviendo a todo el mundo más loco de lo que estaba antes. Nuestro propósito: lograr que la casa del Conejo Blanco o la merienda que quedó chafada vuelva a estar impecable. Eso sí, sin prisas.

El paquete especial de Las aventuras de Alicia se compone de cinco escenarios acotados (El vestíbulo del País de las Maravillas, La casa del Conejo Blanco, La seta de la Oruga, La merienda de locos y El tribunal de la Reina de Corazones) que se van desbloqueando por orden mientras vamos a nuestra bola pasando el limpiador sobre madera, estatuas, sofás, puertas y hasta un enorme trozo de queso. Vemos las pisadas de Alicia y pistas sobre lo que ha pasado, pero no nos cruzamos con nadie.

Para quienes vienen atraídos por la obra hay montones de guiños repartidos: al limpiar las rosas de los dominios de la Reina de Corazones perderán esa capa de pintura roja, con lo que se llevará una decepción por parte de sus vasallos; pero también veremos formas caricaturescas y una decoración cuidada al detalle en el que hay margen para plasmar los textos originales (un trono de risa para el Rey, mientras que el de la Reina es enorme) y ser creativos, ofreciendo en el proceso lugares que nos harán agacharnos, saltar o mover escaleras sin que en ningún momento sea tedioso.

Con todo, si lo que queremos es echar un rato con amigos y tener una charla PowerWash Simulator ofrece multijugador cooperativo, pero -y esto es una opinión- para esos casos quizás lo mejor sea quedar para tomar un café. La verdadera genialidad de toda la iniciativa es que, entre enormes chorros lanzados sin delicadeza para las zonas más amplias y los repasos más detallados a esas partes menos inaccesibles se nos dan esos deliciosos instantes para no pensar en nada. O, entre una cosa y otra, echarle un refrescante manguerazo a nuestras propias ideas.

Refrescante, deliciosamente sencillo y con un punto de surrealismo

Con lo anterior establecido, si además de querer dedicarte tiempo a ti mismo te apasiona limpiar vas a quedar más que servido. Enfrentarse a verdaderas montañas de mugre, pintura esparcida de cualquier manera y densas capas de suciedad es algo que, a priori, no resulta especialmente atractivo. Sin embargo, uno de los grandes alicientes e hitos de PowerWash Simulator es la satisfacción de ver cómo ese esfuerzo empleado durante nuestro tiempo de juego se convierte poco a poco en la satisfacción de ver lo logrado y la genuina sensación de conquista y realización mientras hacemos las cosas a nuestro ritmo.

PowerWash Simulator se juega únicamente en primera persona y nuestra movilidad no es muy diferente a la de los FPS (First Person Shooters), pero está claro que incluso usando las mismas configuraciones de uso con ratón, teclado o mandos tradicionales se trata de una experiencia en la que en lugar de destruir a balazos, vamos descubriendo poco a poco un enorme escenario con márgenes para las sorpresas: en según que contexto no tienes claro que hay debajo de una enorme capa de suciedad hasta que lo limpias bien y cuando echas la vista al conjunto es imposible no sentirse bien con lo logrado.

Hay más elementos en juego, que conste. ¿Alguna vez te has quedado inexplicablemente hipnotizado viendo uno de esos vídeos en los que eliminan un tatuaje con láser? PowerWash Simulator no es el equivalente a escribir «lávalo guarro» con el dedo en el cristal de un coche, sino a promover que usemos todo el agua del mundo para que aquello que tenemos frente a nosotros quede resplandeciente. Y pese a que empezar un escenario de nuevas puede volverse intimidante, tan pronto como ajustamos el limpiador y lo disparamos contra una superficie cuesta una verdadera barbaridad dejar lo que tenemos a medias.

Trabajo de El tribunal de la Reina de Corazones por empezar

El tribunal de la Reina de Corazones completamente terminado

Es más, PowerWash Simulator permite que pensemos en nuestras cosas o nos dediquemos a descubrir esas pequeñas historias que cuenta la colocación de cada escenario tanto de manera disciplinada, organizándonos por zonas, como sin seguir patrones ni sistemas y por el simple placer de echarle agua a todo lo que nos rodea. Y pese a que, como nos dirá la Oruga en un momento dado, el sonido del limpiador incluso puede ser relajante, al acabar uno acaba genuinamente cansado, pero satisfecho.

Si además de querer dedicarte tiempo a ti mismo te apasiona limpiar, vas a quedar más que servido

Si hay algo que Las aventuras de Alicia aporta a la colección de paquetes y DLCs anteriores de PowerWash Simulator es la sensación de descubrimiento y maravilla. Quizás no pueda hablar en propiedad de los efectos psicodélicos de los colores, cosas de daltónicos, pero a diferencia de los contenidos basados en Warhammer, Final Fantasy o Tomb Raider, vamos quitando suciedad a un lugar al que se le han dado deliciosas pinceladas de surrealismo. Que nos suena, por ser parte de la cultura popular, pero también acaba resultando hasta cierto punto novedoso.

Un trabajo «remunerado», que conste, dado que cada pequeño elemento completamente limpio se traducirá en dólares con los que desbloquear mejor equipo, productos de limpieza o guantes. Y, sin embargo, en muchos aspectos acaba funcionándome mejor que echar los siete euros que me cuesta lavar el coche. En parte por la sensación de descubrir cosas nuevas, pero también porque puedo estar durante horas sin preocuparme del agua que gasto o de dónde apunto.

Aquí hasta está permitido y remunerado empapar los sillones, y eso -se mire como se mire- acaba siendo un punto extra tanto en los días en los que merece la pena pensar las cosas, como en los que simplemente necesitamos desconectar de todo.

PowerWash Simulator: las aventuras de Alicia, disponibilidad, duración y precio

Paquete especial de Las aventuras de Alicia para PowerWash Simulator se puso a la venta el 2 de julio de 2024 y está valorado en 7,99 euros tanto para PC a través de Steam, como en las tiendas digitales de Xbox y PlayStation.  En cualquier caso, necesitamos una copia del juego base (incluido en Game Pass) cuyo precio sin rebaja es de unos muy amortizables 24,99 euros.

En el paquete se incluyen cinco trabajos de diferentes formas y tamaños (El vestíbulo del País de las Maravillas, La casa del Conejo Blanco, La seta de la Oruga, La merienda de locos y El tribunal de la Reina de Corazones). Según veo en mi cuenta de Steam, tardé unas 10 horas en limpiarlos de arriba a abajo, aunque muy probablemente se tardaría la mitad si lo hacemos de manera metódica.

Como dato a tener en cuenta, PowerWash Simulator es compatible con Steam Deck. Puedes usar la pantalla táctil para gestionar el limpiador, aunque posiblemente prefieras emplear los trackpads y, en mayor medida, un ratón. Además, en la plataforma de Valve ofrece la opción de préstamo familiar.

En cuanto a la rejugabilidad, inicialmente partes con un solo escenario y el resto se deben desbloquear en un orden determinado (siguiendo la historia) aunque una vez completados es posible acceder a ellos en un modo Partida Libre en el que el cooperativo pasa de dos jugadores a seis, reduciéndose enormemente el tiempo para completar cada trabajo. Siendo, a todos los efectos, una estupenda excusa para iniciar temas de conversación o descubrimientos si en vez de soledad buscamos una reunión improvisada.

En VidaExtra | Aquí tienes ocho juegos relajantes que llegarán durante 2024 y no queremos perder de vista

En VidaExtra | Los 13 mejores juegos relajantes que puedes encontrar en Game Pass para disfrutar a tu ritmo


La noticia

PowerWash Simulator, o cuando me escapé al País de las Maravillas para darle un necesario manguerazo a mis propias ideas

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Frankie MB

.