Lo único que puede frenar a la IA es la energía y el agua: así es el problema del «Elefante en la habitación» que pocos pueden ver

Lo único que puede frenar a la IA es la energía y el agua: así es el problema del «Elefante en la habitación» que pocos pueden ver

febrero 22, 2024 Desactivado Por

Sam Altman ya lo dijo hace muy poco en el Foro de Davos, y no le falta razón. El mundo tiene un serio problema de polarización de bandos y de energía. Unos la tienen y quieren venderla, otros la necesitan y tienen que comprarla porque no la pueden generar en abundancia. El Statu Quo se rompió al comenzar la guerra de Ucrania y el mundo poco después despertó con la IA, la cual, solo va a encontrar un freno: el agua y la energía a nivel mundial.

La IA tiene actualmente una ventaja clave y es su rápida expansión y crecimiento de rendimiento. Está en pleno auge, descontrolada en algunos casos donde muchos piden regulación para frenarla y no lo están consiguiendo. Pero es posible que su poder, su influencia, tenga tope debido a la incapacidad del ser humano y el planeta.

La IA solo encontrará su límite en la energía y el agua

Altman dijo claramente que la IA se enfrenta a un problema con la energía, y que por ello, OpenAI estaba contribuyendo a la investigación de la Fusión Nuclear, esa quimera que el ser humano persigue para hacerla estable y que generaría energía limpia e inagotable.

China parte con ventaja aquí ya que ha conseguido estabilizar la Fusión durante 403 segundos en lo que se ha denominado como el «Sol Artificial», pero esto está lejos, muy lejos, de los requisitos que va a necesitar el mundo y la IA en concreto.

Para hacernos una idea del problema actual, ChatGPT consume la friolera de la electricidad equivalente a 33.000 hogares. Y si miramos a la IA de Google destinada a búsquedas online estamos hablando de números mucho mayores. Para ser específicos y según los últimos informes se dice que cada búsqueda consume 0,3 Wh. Ahora multipliquémoslo por los 8.500 millones de consultas diarias a nivel mundial, sí, escalofriante.

Pero eso no es lo peor, estos datos son solo una parte de Google. La empresa afirma que su consumo total por hora es de 6 Teravatios, o lo que es igual, 6 veces más que las mencionadas consultas.

Un problema de escalabilidad

Se estima que el valor de búsquedas de Google es entre 5 a 6 veces mayor al de OpenAI, y va a seguir creciendo porque la gran G sustituirá sus servicios y algoritmos actuales por diferentes IA poco a poco. Esto va a dejar cifras entre las dos empresas solo en Inteligencia Artificial de 30 Teravatios hora, y no se va a detener ahí.

Los informes dicen que este consumo es aproximado al de toda la ciudad de Los Ángeles, lo cual a nivel mundial no es mucho, es un porcentaje pequeño, pero se estima que en apenas unos años esa cifra se triplique o cuadruplique, sino antes, lo que nos dejaría con una cifra sobre los 100 TWh.

Por tanto, en breve comenzaremos a tener otro problema energético con la IA, porque esto solamente representa el consumo de Google y OpenAI, ahora pensemos a nivel global en países como EE.UU. y China, por ejemplo. ¿Qué va a ocurrir en breve? Pues que no hay energía suficiente para la IA, y además, no habrá agua suficiente para refrigerar los servidores, para refrigerar esos aceleradores o GPU.

Ya hay una alerta mundial sobre el problema del agua en el subsuelo, la cual, se está agotando a un ritmo mucho mayor al que se pensaba, y lógicamente, el ser humano debería ser prioridad en la gestión por parte de los gobiernos de este sustento tan necesario.

Curiosamente, puede ser la energía y el agua las que frenen a la IA y no el desarrollo de los chips y la arquitectura, porque aunque mejoren en eficiencia, la escalabilidad de la Inteligencia Artificial es mucho más amplia y rápida que las innovaciones en el hardware, lo cual, también requiere más y más energía.

La entrada Lo único que puede frenar a la IA es la energía y el agua: así es el problema del «Elefante en la habitación» que pocos pueden ver aparece primero en El Chapuzas Informático.