La preservación en los juegos de consola: qué proponen Nintendo, Playstation y Xbox para mantener vivo su legado

La preservación en los juegos de consola: qué proponen Nintendo, Playstation y Xbox para mantener vivo su legado

julio 6, 2024 Desactivado Por

Tu y yo damos por hecho que seguiremos jugando a The Legend of Zelda: Ocarina of Time en diez años. O, al menos, que podremos seguir haciéndolo de algún modo y asumimos que estará en las futuras plataformas de juego. La otra realidad es que, como dijo nuestro Juan Sanmartín, ni siquiera podemos afirmar con rotundidad que juegos como Bloodborne (por poner un ejemplo) desaparezcan de manera gradual de aquí a 30 años. En 40 años la cosa pinta mucho peor. Puede sonar exagerado, pero tiene su porqué.

De entrada, cuatro décadas es una eternidad en la industria del videojuego. El propio Bloodborne fue lanzado hace prácticamente 10 años, pero si hoy quieres jugar a Dino Crisis vas a tener que enchufar una consola clásica. Es más, Rockstar reeditó Red Dead Redemption en PS4 y Switch porque, a diferencia de Xbox, era inaccesible en esos sistemas. Sin embargo, ¿cuántos esenciales de sistemas ochenteros como el Commodore 64, el Spectrum ZX o la Famicom japonesa son accesibles a dia de hoy? La cantidad de juegos es irrisoria, pero lo realmente preocupante es el porcentaje frente a sus catálogos completos. Y la cosa va a ir a peor.

Poniendo datos sobre la mesa, la Video Game History Foundation publicó en el año 2023 un más que recomendable estudio en el que acotando estas premisas únicamente al mercado de los Estados Unidos nos topamos con que el 87% de los videojuegos clásicos están en peligro crítico. Estamos hablando de cartuchos y soportes físicos relativamente duraderos, pero la otra realidad es que incluso los juegos digitales más recientes tienen sus propias batallas que lidiar: las licencias expiran, los servidores se cierran y de un modo u otro casi todas las plataformas de juego quedan poco a poco obsoletas. ¿Y qué pasa con aquellas que únicamente operan en formato digital?

La preservación de los videojuegos, o al menos lograr que la mayor cantidad de juegos y sistemas posible no se pierda con el paso del tiempo, es algo que solo se puede lograr si todos los implicados toman acciones en el asunto, y se están dando los pasos acertados en la buena dirección: además de los coleccionistas y las iniciativas privadas, Xbox abrió un departamento dedicado, compañías como Embracer o Atari planean rescatar legados más complicados de asegurar y cada vez hay más iniciativas públicas concienciadas con el problema. ¿Y qué pasa con las copias de nuestros juegos?

En PC la cosa es realmente compleja, dado que más que cambios generacionales hay requisitos mínimos y recomendados (incluyendo sistemas operativos), pero también métodos que habilitan preservar juegos de todos los sistemas y épocas sin la aprobación directa de sus propios creadores. Lo cual no quita que haya también una serie de problemas de fondo: durante años, Sonic 3 fue retirado por SEGA y su regreso con Sonic Origins vino acompañado de cambios que posibilitaron el regreso, perdiéndose varios de los temas clásicos en el proceso.  Y siendo justos, el regreso de Marvel vs. Capcom 2 fue una sorpresa y una alegría.

En VidaExtra nos hemos propuesto poner sobre la mesa qué proponen Nintendo, Playstation y Xbox para mantener vivo su legado de cara a las próximas generaciones. Las de sus sistemas, y las de jugadores. Estas son nuestras conclusiones.


Índice de Contenidos (5)

El singular caso de Steam y el PC como plataforma

Partamos de algo reciente: si quieres jugar a Forza Horizon 4 en PC desde Steam tienes los días contados para comprarlo. En diciembre las licencias y acuerdos con marcas caducarán y Microsoft ya no podrá explotarlo comercialmente, aunque si lo añadiste a tu biblioteca de juegos se podrá seguir jugando y los servidores seguirán abiertos. Lo mismo ocurre en consolas, que conste. ¿Cómo se puede preservar algo así?

Forza Horizon 4 fue lanzado en 2018, que conste, con lo que ha habido tiempo de sobra para hacerse con él, se lanzaron dos entregas de la saga y ha cumplido ampliamente su ciclo comercial. Ya hablaremos de las políticas de Xbox de cara a la preservación de los juegos, pero no es un caso aislado ni un problema que únicamente afecte a los juegos de conducción y automovilismo. El problema viene cuando un juego desaparece de Steam, lo cual es más frecuente de lo que parece. Y no es una cuestión de reembolsos, que conste, sino de preservación. Valve está a la vanguardia en esos casos.

Incluso aferrándonos a la idea de que Steam durará eternamente, lo cual es asumir muchísimo, nos topamos con que solo en 2023 la plataforma de juego líder en PC recibió más de 12 mil títulos en 2023, una cifra que crece de manera desproporcionada de un año para otra y en la que el grueso de los juegos lanzados suelen quedar eclipsados por los más esperados y, a su vez, estos últimos se deben enfrentar con los titanes como Counter Strike 2, DOTA 2 o GTA V. ¿Y si te dijese que ninguna de las primeras entregas de estos tres juegos, o el Overwatch original, se puede comprar hoy en la plataforma de Valve. Cada caso por una razón diferente.

En este aspecto, uno de los mejores ejemplos a seguir lo encontramos en GOG y su política de DRM-Free, lo cual habilita que una vez que adquiramos el juego lo podamos ejecutar cómo queramos y dónde queramos, siempre y cuando nuestro equipo cumpla sus requisitos. A fin de cuentas, GOG es una plataforma cuya mayor baza son los juegos clásicos y joyas prácticamente desaparecidas. Pero, por otro lado, y siendo justos, ninguna plataforma de juego en PC puede igualarse remotamente al titánico escaparate de juegos de Valve. Incluso si muchos de estos juegos son shovelware.

¿El punto flaco de Steam? Los juegos están asociados a las cuentas, de modo que una vez fallece el titular, y salvo que se comparta el usuario, esos juegos, progresos y lo construido a través de éstos también pasan a ser de nadie. No nos referimos únicamente a los contenidos, sino también a las licencias de uso. La diferencia es que, incluso en esas, en PCs puedes compartir o dar lo que tienes en tu biblioteca tanto desde GOG como desde la plataforma de Valve. ¿Y qué pasa con las consolas actuales? Técnicamente también se puede hacer con un requisito sustancial: que tengamos una copia en disco o tarjeta de juego. Algo cada vez más en desuso.

En Xbox han abierto un departamento de preservación. ¿Cómo funciona?

En abril de 2024 Microsoft tomó una iniciativa rompedora en la industria de los videojuegos de consola: Sarah Bond, la presidenta de Xbox, creó un nuevo equipo cuya finalidad es tanto la preservación de los juegos como que los futuros sistemas sean compatibles con el legado ya existente. Un nuevo paso de cara a una iniciativa que arrancó seis años antes con la retrocompatibilidad en consolas y que le dio un giro total a la filosofía de las consolas de Microsoft.


«Hemos fundado un nuevo equipo dedicado a la preservación de juegos, algo importante para todos nosotros en Xbox y la industria misma. Lo estamos construyendo en base a nuestra sólido compromiso por ofrecer retrocompatibilidad a nuestros jugadores y seguimos comprometidos a presentar la increíble biblioteca de juegos de Xbox para que la disfruten las generaciones futuras de jugadores.»

¿Eso quiere decir que todos y cada uno de los juegos lanzados en Xbox seguirán estando disponibles funcionando en el futuro? No exactamente. Hay títulos propios y de terceros que únicamente funcionan cuando se conectan a servidores online, y otros cuyas licencias expiran y no pueden ser explotados de manera comercial pasado determinado tiempo, como en el caso de las sagas de automovilismo.

Hasta ahora la retrocompatibilidad en Xbox ha funcionado de dos maneras: por un lado, recuperando y restaurando aquellos juegos de las dos primeras consolas de Microsoft que, junto con sus desarrolladores, podían habilitarse en sistemas actuales. En varios casos, además, recibieron mejoras propias de un remaster; sin embargo lo verdaderamente esencial es que si ya tienes un juego no tienes que pagar dos veces por él, ya sean en físico como en digital. Por otro lado a través del Smart Delivery se habilita que cada sistema tenga acceso a la mejor versión del mismo juego. Es más, no nos hemos olvidado de aquella vez que Phil Spencer planteó la emulación legal.

Con todo, no fue posible recuperar el legado de las primeras Xbox. En noviembre de 2021 Microsoft anunció la última hornada de retrocompatibles de la consola original y Xbox 360. Por otro lado, y en este sentido, en 2023 se anunció el cierre de la tienda digital de Xbox 360 aunque los retrocompatibles se podrán seguir adquiriendo -en función del desarrollador y la editora- en las consolas actuales.

Con estos aspectos claros, la preservación es una prioridad para Xbox: antes de reabrir los servidores de los Call of Duty clásicos, los cuales fueron un exitazo comercial, trajo de nuevo la saga entera de Halo o todas las obras de Rare en recopilatorios que son absolutamente esenciales. Y pese a que la saga Forza está acotada por las licencias o Redfall canceló sus planes de futuro, ambos juegos tienen sus servidores abiertos y permitirán seguir jugando. A fin de cuentas, títulos como Sea of Thieves o World of Warcraft existen por y para la experiencia online.

El pasado y el futuro de Nintendo siempre han ido de la mano

Nintendo es la compañía que más y mejor protege su propio legado y, pese a ello, es la que más tirones de orejas recibe por el tema de la preservación: con el cierre de las eShop de Nintendo 3DS y Wii U desaparecieron de un plumazo montones de títulos que únicamente estaban disponibles en digital, y que no se pudiesen importar a las nuevas consolas y su manera de vincular las licencias a la consola en lugar de a la cuenta un enorme problema. Un dato loco: antes de que cerrasen las tiendas de esas consolas de Nintendo, un streamer gastó 22.791 dólares en comprar todos los juegos para que al menos estuviesen almacenados en algún sitio.

Según la Video Game History Foundation, Nintendo impide el acceso a sus obras pasadas y destruye la historia del videojuego, pero ¿eso es realmente así? A partir de Nintendo Switch se empezaron a replantear aspectos esenciales como el bloqueo regional de los juegos y se vincularon, por fin, los contenidos a las cuentas de jugador en lugar de a la consola. Pasos en la buena dirección frente a una enorme incertidumbre: ¿qué va a pasar cuando salga Nintendo Switch 2? De momento solo podemos especular.

Sin embargo, en el caso de Nintendo Switch nos topamos con dos sistemas de preservación que obedecían al contexto en el que llegó la consola a los mercados y a esta fase de transición de su sucesora.

Por un lado, Nintendo ha estandarizado el término de relanzamientos Deluxe rescatando y volviendo a poner a la venta juegos de consolas anteriores con más contenido, mejores gráficos o novedades relevantes. Desde Mario Kart 8 Deluxe rescatado de Wii U a un Mario vs. Donkey Kong o el mítico Advance Wars hechos a medida de Switch y rescatados de Game Boy Advance.
Por otro lado, la Consola Virtual dejó de existir para dar paso a los clásicos de Nintendo Switch Online, de modo que actualmente tenemos acceso ilimitado a juegos de NES, SNES, Game Boy, Game Boy Advance y Nintendo 64 que llegan con periodicidad mensual. ¿El problema? No es preservación, sino un beneficio del que solo es posible beneficiarse a través de la membresía.

Como comentamos, Nintendo es muy proteccionista con sus videojuegos. Al punto de tumbar iniciativas enteras que buscan recuperar juegos perdidos o mejorar los clásicos sin que les tumbe el pulso. Sin embargo, ante esto es imposible no acordarse de las palabras de Hideki Kamiya: o las grandes compañías mantienen sus juegos clásicos disponibles o están reteniendo la cultura del videojuego.

Es curioso que Nintendo sea la que mejor preserve su legado y también es lícito que decida cómo y en qué término recuperarlo en los sistemas actuales y futuros. Sin embargo, al final nos quedamos con tres conceptos: a efectos prácticos es la que más ha apostado por relanzar su legado, sus mejores juegos ni se han perdido ni olvidado, sino que siguen teniendo mucha vida (incluso comercial) y, pese a lo anterior, solo tendremos clara su visión completa al respecto de este asunto cuando se anuncie la sucesora de Switch.

Qué está haciendo PlayStation en la actualidad

Lo creas o no, PlayStation cuenta con su propio equipo dedicado a la preservación de los videojuegos. O, al menos, sabemos que existe desde el año 2022. Otra cosa es que la preservación que se plantea se parezca a la de Xbox o la alternativa que propone Nintendo.

La retrocompatibilidad ha estado presente en las primeras consolas de PlayStation, aunque fue progresivamente retirada con las revisiones de hardware para abaratar sus costes. Con todo, la manera más común de mantener vivo y actualizado el legado de las consolas de Sony ha pasado por los remasters, los remakes y los recopilatorios. Algo que sigue siendo una constante: arrancamos 2024 con un remaster de The Last of Us 2 (lanzado en PS4) y lo cerraremos con un remake de Until Dawn (también de PS4).

Con todo, Sony apostó por un tipo de retrocompatibilidad diferente en PS5 desde el lanzamiento y muy en la tónica de lo que se ha estado haciendo en las consolas Xbox. No total, que conste, ya que las PlayStation VR2 no son compatibles con las primeras. Y nos consta que, cómo mínimo, hay un interés por recuperar los juegos de PS3, aunque no tenemos muy claro si será para esta generación o la que está por venir.

¿Y qué pasa con el equipo de preservación? Según Garrett Fredley, quien anteriormente hizo un trabajo similar para Electronic Arts y actualmente es responsable de esta tarea en PlayStation, el objetivo de este departamento es garantizar que todos los aspectos de un juego y su creación no sólo se archiven adecuadamente, sino que se mantengan en un estado en el que sea factible restaurarlos y recuperarlos en el futuro.

Parece que rompí internet anunciando mi trabajo en PlayStation. Para todos los que preguntan que es la preservación que hago o en qué consiste, hice una charla en la GDC hace unos años al respecto cuando trabajaba para EA. Actualmente lo que hago es similar, pero a mayor escala.

¿Qué implica esto? A grandes rasgos, la idea general es que los juegos que se produzcan desde PlayStation no solo no se pierdan o se traspapelen los códigos y el material de desarrollo, sino que sea mucho más sencillo poder realizar restauraciones o relanzarlos en el futuro. En cualquier caso, sabemos que Fredley sigue trabajando en PlayStation y, como comentamos al principio, hay más remakes y remasters en el horizonte.

¿Es suficiente con esta iniciativa? Que haya un archivo en el que se protejan los contenidos de los juegos y su legado es un buen paso, pero con PlayStation nos encontramos con las mismas que en Nintendo: si sus juegos clásicos dejan de estar disponibles al final se quedan encerrados en sistemas de generaciones pasadas, y que haya la intención de lanzar remakes y remasters no es un consuelo para todos.

Bola Extra: bienvenidos a la era de los Remaster Deluxe

Sería injusto cerrar nuestro repaso a la preservación en consolas sin tener en cuenta las iniciativas de las Third Parties: SEGA, Capcom, Namco, SNL y hasta Konami están revitalizando sus sagas en los sistemas actuales a través de recopilatorios irresistibles, remakes muy esperados, reediciones que aparecen por sorpresa y un término que, pese a que fue acuñado por Nintendo, hoy es relativamente frecuente: el Remaster Deluxe. Una especie de término intermedio entre el remake y el remaster que hemos podido ver en juegos como Beyond Good & Evil o el primer Dead Rising.

La realidad de las Third parties es más compleja dado que deben alinear sus planes de futuro con lanzar esos juegos que desean posicionar de manera especial: en el caso de Konami, por ejemplo, antes del remake de Metal Gear Solid 3 tuvimos una Master Collection, y antes de traer de vuelta Silent Hill 2 se lanzaron dos nuevas propuestas de juego. Por su parte, desde hace años los videojuegos de Sonic van alternando entre puestas al día de entregas clásicas y nuevas experiencias.

Es inevitable que en los tiempos actuales, en los que las grandes compañías de videojuegos compiten por el tiempo de juego en lugar de por la cantidad de copias vendidas, muchas desarrolladoras se hayan quedado por el camino y con ellas los proyectos que han llevado a cabo. A veces cerrando sus servidores y otras eliminando el juego de las tiendas por cuestiones de causa mayor. Y no lo vamos a negar, polémicas como la de Unity, que replanteó su sistema de monetización por descarga en lugar de por ingresos, no ayudaron en absoluto.

De hecho, toca hacer una mención especial: hay coleccionistas de videojuegos que disponen de copias (incluyendo digitales) de juegos perdidos o largamente olvidados y no tienen ningún interés en que se conozca su existencia, dado que consideran que así estos juegos y obras tienen un valor mucho mayor. A todos los efectos, eso no es preservación sino el lado más oscuro del coleccionismo.

Tenemos la suerte de que hay museos del videojuegos, organizaciones especializadas y de vez en cuando aparecen copias de obras que parecían completamente perdidas y de la nada. Sin embargo, la pregunta sigue en el aire:  ¿Seguiremos jugando a los juegos de ayer y hoy dentro de 40 años por parte de las Third Parties? Embracer Group o Atari movieron ficha de cara a sus propios legados, Ubisoft tiene un catálogo propio de clásicos en su servicio Ubisoft+ y no lo vamos a negar damos por hecho que Capcom encontrará la excusa para seguir vendiendo Street Fighter II en lo que sea que juguemos para entonces.

Pero toca ir asumiendo lo inevitable: muchos de los juegos que hoy nos obsesionan posiblemente desaparezcan conforme las cuentas de los usuarios que hoy los juegan o se han olvidado que los compraron queden abandonadas. ¿El formato físico es la solución? Se ha calculado que la duración de los datos grabados en un CD oscila entre los 20 y los 50 años. Con suerte, se lograría llegar a los 100. Así está el panorama y por eso, hoy más que nunca, la preservación debe ser una prioridad para Nintendo, PlayStation, Xbox y, a menor escala, los enamorados de los videojuegos.

En VidaExtra | No fue un sueño: las primeras PS3 eran retrocompatibles con PS2, pero Sony las eliminó por ser demasiado caras


La noticia

La preservación en los juegos de consola: qué proponen Nintendo, Playstation y Xbox para mantener vivo su legado

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Frankie MB

.