La historia de cómo Samuel L. Jackson se convirtió en un Jedi en Star Wars… contada por él mismo

La historia de cómo Samuel L. Jackson se convirtió en un Jedi en Star Wars… contada por él mismo

abril 27, 2024 Desactivado Por

Los Vengadores, Star Wars, el universo cinematográfico de Quentin Tarantino… Samuel L. Jackson se ha ganado el privilegio de poder ser muy selectivo con sus papeles: de Nick Furia a Frozono, pasando por Jules Winnfield en Pulp Fiction y todo lo que hay entre esos tres vértices. Jackson no solo interpreta papeles icónicos para los mejores directores del mundo: los clava. ¿Y si te dijese que cuando George Lucas lo fichó para su galaxia muy, muy lejana se conformó con llevar un ratito una armadura de soldado de asalto?

Lucas imaginó al poderoso Mace Windu mucho antes de que existiesen los guiones definitivos de La Guerra de las Galaxias (o, como se la conocerá después, Una Nueva Esperanza), y aquel personaje se quedó en un cajón durante décadas… Hasta el estreno de Star Wars: La amenaza fantasma. En el año 1999 LucasFilm añadió montones de elementos al trasfondo de la saga, incluyendo el Templo Jedi y, el lo alto del mismo, el propio Consejo Jedi. El lugar de máximo honor de la orden en el que, por cierto, había un asiento reservado para el Mace Windu. O, más bien, para Samuel L. Jackson.

Lo verdaderamente curioso es que, como contará el propio Samuel L. Jackson, no tenía la menor idea de que ese papel iba a ser para él. De hecho, como verás a continuación, hasta se llevó una sorpresa al enterarse que iba a hacer de Jedi. Y si no te defiendes en inglés, te lo explicamos justo debajo.

Por ponernos en contexto, y tal y como contó en el Talk Show Late Night con Seth Meyers, Jackson no solo era fan de Star Wars sino que vivió el fenómeno desde su estreno en los cines. Otra cosa es que se imaginase que en algún momento tendría la oportunidad de aparecer en las películas. Algo que ocurrió tras dos carambolas inesperadas: una confesión sincera en un programa de entrevistas y que, justo después de esta, el guión de George Lucas no estaba terminado.


De entrada, no tenía ni idea de qué es lo que iba a hacer. Resulta que estaba en un Talk Show como este y me preguntaron si había algún director con el que me gustaría trabajar, y mi respuesta fue George Lucas. Porque me encantaría estar en una película de Star Wars.

Resulta que en ese momento estaba rodando Esfera en Vallejo, que está muy cerca del Rancho Skywalker de Lucas, así que recibí una llamada y me dijeron que George quería verme. Así que fui a su casa y todavía no había terminado el guión así que me dijo que no sabía que haría en la película y yo le respondí

«Mira, ponme en el papel de un Soldado de Asalto. Que luego yo pase por delante de la pantalla y nadie tiene que saberlo. Solo déjame aparecer, con eso estará bien.»

El día que Sam Jackson conoció a Yoda

A partir de aquí toca hacer un matiz: Samuel L. Jackson ya era una gran personalidad de Hollywood por aquel entonces. Antes del estreno de la Amenaza fantasma supo destacar en papeles en películas como la tercera entrega de la saga Die Hard (la Jungla de Cristal), la referida Pulp Fiction o Jackie Brown; con lo que el gesto de aparecer en la película, aunque fuese con la cara tapada, era más por su deseo de aparecer en Star Wars. De modo que, cuando llegó el momento de rodar y viajó a Londres no tenía ni idea de cual iba a ser su papel.


Meses después recibí una llamada para que fuese a Londres, porque George estaba preparado para rodar. No vi el guión ni vi absolutamente nada. No tenía nada planeado [y eso es totalmente inusual en mí], así que cuando llegué me llevaron directamente a que me probase el vestuario.

Así que cuando entré [en el vestuario] me encontré con unas botas y una mujer me trajo una túnica de Jedi, y estaba mi nombre en la puerta. Y la mujer me dijo algo como «Ok, vamos a probarte las botas y túnica a ver qué tal…» y yo le dije: «¡Espera! ¡¿Soy un Jedi?!», y me dijo «Pues sí».

Lo realmente curioso del asunto es que incluso durante la prueba de vestuario Jackson asimilaba que iba a hacer de figurante. No tener que llevar un casco del imperio era una gran sorpresa, pero que compartiría escena y diálogos con uno de los personajes más poderosos e icónicos de la saga le pilló completamente con la guardia baja.


Y luego alguien me trajo las frases y pregunté «¿quién es este [personaje]?» y me respondió «Mace Windu eres tú». Y dije… «Oh, Ohh, ¿Estoy hablando con Yoda? ¡OK! ¡Muy bien!¡Muy bien!» [risas] «Entonces, eso es que no voy a morir por ahora»

Así que me puse el vestuario, bajé las escaleras, conocí a Frank Oz [el titiritero y la voz de Yoda] porque en aquel entonces Yoda era una marioneta, y a Oz y a la marioneta, y a todos los que estaban trabajando en aquello… y de pronto alguien vino con una especie de maletín con ocho modelos de espadas láser y me dijo «tienes que escoger uno». Y casi me muero. «¡Quiero ese!».

Jackson repitió como Windu en las dos siguientes películas de Star Wars. Sin embargo, antes de estrenar el Episodio III, en 2004, se convirtió en el mayor actor del momento superando al propio Harrison Ford (nada menos que Han Solo) con el estreno de Los Increíbles. 

Una espada láser legendaria con tres letras grabadas: B.M.F.

Es bastante conocido que el propio Samuel L. Jackson le sugirió a George Lucas el color de su espada láser. Lucas le dijo que las de los malos eran de color rojo y las de los buenos eran azules o verdes y él simplemente preguntó si la suya podía ser de color morado. El resto es historia. Sin embargo, ¿qué pasó con aquella espada para tiempos más civilizados? Bueno, lo divertido es que lo del color no fue la única adición que le hizo Mace Windu a su espada.


Tengo mi espada láser en casa, y el departamento de atrezzo le puso un «B.M.F.» [Big Mother Fucker] en el interruptor. Es alucinante.

El personaje de Mace Windu no tuvo el mismo tiempo en pantalla que otros grandes protagonistas de la saga Skywalker, pero sobra decir que acabó siendo muchísimo más que un cameo y su peso en el trasfondo de Star Wars no quedó ahí: posteriormente lo vimos en los videojuegos, las novelas, series como Clone Wars y, de lejos, es uno de los Maestros Jedi más reconocibles de toda la franquicia. ¿Y después qué?

En febrero de 2024 el propio Samuel L. Jackson aseguró que Mace Windu «¡No está muerto!», aunque realmente lo que desea es volver a blandir su espada laser y, si la ocasión lo permite, protagonizar una serie de Star Wars. Si aquel truco de pedir deseos sin cortarse un pelo le funcionó con George Lucas, estamos seguros de que en la actual Lucasfilm el mensaje les ha llegado alto y claro.

En VidaExtra | Las nueve eras de la cronología Star Wars: del Amanecer de los Jedi a la Nueva Orden

En VidaExtra | George Lucas lo abandonó en el desierto, el Mandaloriano luchó contra él y tú puedes comprar un trozo del esqueleto más famoso de Star Wars


La noticia

La historia de cómo Samuel L. Jackson se convirtió en un Jedi en Star Wars… contada por él mismo

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Frankie MB

.