Es un RPG que estaba deseando probar y todavía sigo alucinando del juegazo que se avecina: así han sido mis primeras horas con Dragon’s Dogma 2

Es un RPG que estaba deseando probar y todavía sigo alucinando del juegazo que se avecina: así han sido mis primeras horas con Dragon’s Dogma 2

marzo 5, 2024 Desactivado Por

El 2024 está siendo una locura para todos los aficionados a los RPG. Solo llevamos poco más de dos meses y ya han salido a la venta unos cuantos títulos imprescindibles de este género que se convierten en pozos de horas que pueden llegar a durar un mínimo de 50-60 horas fácilmente. Y el ritmo no tiene pinta de querer tomarse un descanso, porque este mismo mes llegará otro de los juegos más prometedores del año, como es el caso de Dragon’s Dogma 2.

Recientemente he tenido la oportunidad de jugar en profundidad a una versión de prueba de esta esperada secuela desarrollada por Capcom. No voy a negar que por todos los vídeos que había visto hasta el momento ya tenía la expectación por las nubes, pero mis ganas de jugarlo a fondo y perderme en su momento de fantasía han aumentado una barbaridad.

A lo largo de unas tres horas he podido disfrutar de un amplio adelanto de una partida que se encontraba en un punto muy avanzado de la aventura, así que eso supone que no puedo hablar de detalles relacionados con el argumento. Por lo tanto, en estas primeras impresiones me centraré únicamente en su jugabilidad y lo muchísimo que me ha atrapado, porque tiene todas las papeletas para ser un juego del que se hablará durante muchísimo tiempo.

Combates salvajes entre los Peones y unas despiadadas criaturas

La partida la comencé directamente en medio de una ciudad en la que lo único que sabía era que debía de buscar la forma de salir de ella. Sin embargo, un portón con su propio guarda de seguridad me bloqueaba el paso, así que no tenía forma alguna de escapar a no ser que le entregase un documento que solicitaba. Debido a que no lo tenía en mi posesión y no tenía ni la más remota idea de dónde conseguirlo, no me quedó más remedio que buscar una alternativa.

Ahí fue cuando me quedó muy claro que el juego me va a dar total libertad de jugar a mi manera. Más que nada porque mientras estaba dando vueltas por los alrededores me fije que un carruaje estaba dirigiéndose hacia el portón y a este sí que le concedieron el acceso. Así pues, como no sabía si sucedería algo malo si el guarda me veía, me coloqué justo al otro lado del vehículo para pasar desapercibido y así salirme con la mía.

No obstante, con lo que no contaba es que justo después iba a haber otros soldados dando vueltas y ellos sí que se percataron de la triquiñuela que había llevado a cabo, así que no me quedó más remedio que darme de tortas con ellos. Cualquier momento es bueno para poner a prueba el sistema de combate y el de este título es simplemente espectacular, ofreciendo constantemente una alta dosis de acción.

El Arisen, el protagonista, es capaz de especializarse en distintas clases con sus propias habilidades y armas que afectan directamente a la forma de jugar. Si bien hay un total de diez diferentes, en esta versión de prueba solo estaban disponibles dos de ellas:

El Lancero Místico: una clase que se especializa sobre todo en el combate cuerpo a cuerpo y es capaz de emplear ciertos hechizos, como por ejemplo uno que permite atraer objetos o lanzar a los enemigos por los aires. De hecho, esto mismo lo puse en práctica con uno de los guardas que mencionaba y hasta atravesó la puerta de una casa rompiéndola en pedazos. Además, es capaz de dar grandes saltos, abalanzarse en sus adversarios o incluso clavar la lanza en la espalda de criaturas de gran tamaño para causar estragos.
El Arquero Mágico: su propio nombre ya lo deja claro, pero es una clase que se centra en disparar distintos tipos de flechas, como unas curativas, otras en forma de metralleta y hasta otra que se puede controlar manualmente su trayectoria para que explote con un enorme estallido al impactar en el blanco. Sin duda, me pareció que era excesivamente poderoso por el daño que causaba y su gran movilidad para salir airoso ante cualquier situación.

Eso sí, la prueba se dividió en dos secciones y en esta primera solo podía comprobar cómo se desenvolvía el Lancero. Lo cierto es que no me terminó de convencer demasiado, porque no noté que pegase demasiado duro cuando me topé contra grupos muy numerosos de criaturas salvajes. En cambio, llegado a cierto punto tuve que combatir contra una especie de ogro gigante al que le di una buena paliza a base de clavarle la lanza en la espalda y darle golpes sin cesar mientras no paraba de zafarse para tirarme abajo.

Los enfrentamientos son brutales y de lo más intensos, porque todos los enemigos pegan bastante duro y en ningún momento hay que considerar que esto es un machacabotones. Desde luego, hay que tener muy claro qué habilidades usar en todo momento, procurar esquivar los golpes y sobre todo formar un equipo adecuado de compañeros, porque algo que he agradecido es que la inteligencia artificial es tremendamente elevada.

Mis compañeros sabían lo que hacían en todo momento, ya fuese a la hora de atacar o al dar rienda suelta a hechizos ofensivos o curativos. Es más, es posible escoger quiénes serán los acompañantes, llamados Peones, aunque aquí había un personaje fijo que no podía cambiar y otros dos que sí podía intercambiar por otros en unas zonas en forma de bases repartidas por el escenario, donde aparece como un ejército de estos aliados que has ido reclutando a lo largo de todo el juego.

De este modo, es posible consultar sus especialidades y sus estadísticas para tener claro quién es la mejor opción antes de seguir adelante en este épico viaje. Por otra parte, tampoco es posible emplear los ataques especiales sin cesar, porque estos consumen una barra de energía, así que tampoco hay que excederse, pero al menos se les puede dar órdenes a los compañeros para que se ocupen del trabajo sucio mientras nuestro personaje descansa durante unos segundos.

Un mundo de fantasía muy vivo que no parece tener fin

En el segundo tramo de esta versión de prueba fue cuando pude jugar como el Arquero Mágico y al instante se convirtió en una clase que resultará difícil que no me decante por ella en la versión final. Si bien la dificultad del juego seguía siendo elevada y no tenía que tomarme a la ligera cualquier enfrentamiento, el hecho de poder disparar desde lejos con unas flechas de lo más letales mientras mis compañeros combatían cuerpo a cuerpo facilitaron algo más las cosas.

Nada más empezar me encontré con un Grifo que me impresionó por sus dimensiones, lo que me hizo creer que iba a ser una locura plantarle cara, pero las flechas explosivas es una locura el daño que causan al impactar y si encima puedo curarme con mis propias flechas, pues apaga y vámonos. Aun así, llegado el momento de la verdad, probaré el resto de clases por si al final hay otra que me acabe gustando más.

En cualquier caso, esta segunda parte se centró más en la exploración, lo que me permitió viajar por el mundo de este nuevo Dragon’s Dogma y darme cuenta de que Capcom se ve que ha decidido tirar la casa por la ventana, porque es alucinante el tamaño tan descomunal que tiene este mundo abierto. Sobre todo porque después de llevar más de una hora dando vueltas de un lado para otro vi el mapa y ahí fue cuando aprecié que ni siquiera había recorrido una pizca cuando parecía que en realidad había avanzando un gran trecho.

Eso me dejó claro que este juego será prácticamente imposible que baje de las 100 horas. Ya no solo por visitarlo entero y la cantidad de lugares tan diferentes con los que cuenta, entre campos, montañas, cavernas, etc., sino también por lo vivo que se siente constantemente entre los enemigos que habitan por todas partes y los personajes que te vas encontrando por el camino. En este caso, algunos de ellos ofrecen la posibilidad de unirse a tus filas, al igual que tampoco faltan los que entregan misiones secundarias, pero lo que sí me sorprendió fue que por el camino puede haber otros grupos de héroes viajeros que se apunten sin más al festival de repartir tajos sin pedir nada a cambio.

Lo que no hay que perder de vista en ningún momento es el inventario. Por el camino es muy fácil recolectar recursos de todo tipo o cualquier objeto que te vas encontrando tirado por el suelo. El problema es que todo lo que pillas pesa una cierta cantidad de gramos o de kilos y cuando te quieres dar cuenta llevas demasiadas cosas en los bolsillos, provocando que el personaje se desplace más despacio o no tenga tanta movilidad. Al menos, se puede entregar a los compañeros parte de la carga para no tener la necesidad de deshacerse de algo importante.

Asimismo, la aventura cuenta con ciclos de día y noche, suponiendo un peligro viajar cuando cae el sol. Más que nada porque en ese momento no habrá ningún tipo de iluminación, así que no se ve tres en un burro, lo que dificulta saber por dónde hay que ir o dónde están los enemigos, por lo que los combates se vuelven más desafiantes todavía. Es por ello que una buena idea es montar campamentos para descansar, reponer fuerzas y así seguir adelante cuando amanezca.

Y otra anécdota que me dejó el juego, volviendo al asunto de la libertad que tienes para hacer lo que quieras, es que quise comprobar qué sucedía si te comportabas como un cafre. Eso me llevó a atacar a los inocentes habitantes de una ciudad, lo que provocó que saltasen todas las alarmas y los guardas no dudasen ni un instante en tratar de atraparme. Y sí, no digo matar porque aquí los soldados lo que hacen es encerrarte en la cárcel si te pasas de listo. Por suerte, en las celdas siempre hay una llave oculta, pero solo la primera vez, porque si te pillan una segunda vez entonces no te quedará más remedio que sobornar a un guarda con la mitad del dinero de tus bolsillos para que te deje escapar sin perder todas las pertenencias.

Sea como sea, estoy deseando ver qué más sorpresas, anécdotas y momentos fascinantes me hará vivir Dragon’s Dogma 2. Las más de tres horas que he estado jugando se me pasaron en un suspiro y tengo claro que todavía no me ha mostrado todas sus cartas, pero lo que he visto hasta ahora me ha conquistado de pleno solo tengo ganas de perderme viviendo infinidad de aventuras en este asombroso mundo de fantasía.

Ficha de Dragon’s Dogma 2

Plataformas: PC, PS5 y Xbox Series
Multijugador: No
Desarrollador: Capcom
Compañía: Capcom
Lanzamiento: 22 de marzo de 2024

En VidaExtra | Los 34 mejores RPG para PC

En VidaExtra | Este es el videojuego de 2024 que espero con más ilusión


La noticia

Es un RPG que estaba deseando probar y todavía sigo alucinando del juegazo que se avecina: así han sido mis primeras horas con Dragon’s Dogma 2

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Sergio Cejas (Beld)

.